Pringle of Scotland: un clásico, un icono

LOGO-PRINGLE Ampliamos hoy la sección de marcas de Foxbuy Magazine para hablar de esta firma de origen escocés que tan profundamente ha calado en la moda en lo que ha prendas de lana, sobre todo cashmere, se refiere. Para poner un poco en situación, recordaremos algunos datos que es importante conocer sobre el tema. La lana cashmere proviene de un tipo de cabra muy raro y especial criada en Cachemira, una región al norte de la India. A comienzos del siglo XIX este tipo de lana, que había llegado por el comercio asiático a Europa, comenzó a ser muy demandada por los europeos. Pronto Escocia tomó la delantera en la producción de este producto y trajo varios rebaños de aquellas cabras indias a pastar a sus amplias y verdes praderas. Estos animales que tan rápidamente se aclimataron a su nueva residencia convertirían con el tiempo al país inglés en el mayor productor y exportador de cashmere a nivel mundial.

pringle-of-scotland-cabra Fuente de la imagen: Daily Design Inspiration

El icono que representa la marca Pringle of Scotland vio la luz por primera vez en 1815 la ciudad escocesa de Hawick, cuando Robert Pringle estableció su negocio de manufacturación de calcetines y medias de corte lujoso y caros tejidos de cashmere. Gracias a su labor, hoy se ha convertido en una de las primeras y más lujosas industrias de tejidos de punto en todo el mundo. Quien conoce Pringle of Scotland sabe que se trata de una inspiración, de una herencia de las lejanas Highlands escocesas. El tacto de sus jerséis, de los cárdigans de lana, de sus elegantes conjuntos, evocan tiempos en los que estas prendas no eran moda, eran parte de la vida en las praderas y en la sociedad europea de aquella época.

Su dominio se ha expandido ahora, hace escasamente 14 años, hasta más allá de Europa, abarcando el territorio de Estados Unidos y ha retornado a Asia. Sus finas labores de punto en lana y algodón de exquisita calidad han hecho que durante 200 años esta empresa se haya mantenido, no sólo a flote, sino en crecimiento y expansión.

Aportaciones diamantinas de la firma a la moda

Lo que en un principio se limitaba a la producción de calcetines y medias en una fina lana de cachemira, alcanzó en 1905 una nueva dimensión al lanzarse Pringle of Scotland a la confección también de vestimentas. Fue precisamente gracias a esta nueva incursión en la moda que se afianzó la palabra knitwear, en inglés, lo que se traduciría como prendas elaboradas en punto. No fue la única gran aportación de Pringle of Scotland, de hecho.

A todos nos será familiar el diseño romboide tan característico de la moda inglesa de principios del siglo XX. Este diseño entramado de rombos a dos o tres colores fue expresamente creado en 1920 por la firma para darle a sus prendas un toque propio y personalizado. Se llamó argyle.

ARGYLE-foxbuy Fuente de la imagen: argyle print y perlas

El propio Duque de Windsor fue en aquel entonces un icono representativo de este diseño, pues adoptó el patrón de la firma para su propio atuendo. Los rombos o diamantes entrelazados simbolizaban la elegancia y la distinción de su clase, y muy pronto comenzó a ser demandada este estampado de figuras geométricas en el mundo de la moda.

Pero no acaba aquí la línea de creaciones de Pringle of Scotland. A pesar de que su fundador ya no vivía para estar al frente de su firma, la marca supo seguir captando inspiración para no cesar de producir innovaciones textiles. Otro ejemplo más de su genialidad la obtuvo de lo que hoy llamaríamos como un look deportivo. Pringle reconfeccionó el conjunto de cárdigan y suéter que los golfistas utilizaban para una nueva composición que se consolidaría como el Twinset típico del estilo británico. En los años 30 este atuendo puede considerarse como el referente de moda del momento.

Grace-Kelly-Cardigan Fuente de la imagen: Twinset de la colección Grace Kelly

Una firma con sentido del humor

A pesar de lo que pueda parecer, tratándose de una empresa de su prestigio, de su distinción y de la historia que lleva a sus espaldas, Pringle of Scotland ha sabido no encasillarse en el roll de firma mayor o aburrida. Sus diseños clásicos se han modernizados y su imagen y estrategias corporativas han ido a la par.

También con el motivo de su 195 aniversario, Pringle pidió al diseñador artístico David Shrigley la creación de un video de animación para su como marca. El vídeo, llamado Pringle of Scotland Animation – Life Behind the Scenes narra de forma breve –la animación dura tan solo 3 minutos-  en un tono completamente falto de emociones, en un estilo comúnmente llamado deadpan, y con grandes dosis  de humor negro, la realidad vista desde la firma sobre cómo los cardiganes y suéteres son producidos hoy en día con una absurda comparación con los orígenes manufacturados de la propia empresa. “Antiguamente, antes de que tuviéramos las máquinas, teníamos señoras mayores sentadas todo el día tejiendo los cardiganes a mano“, relata.

ANIMACION-PRINGLE Miniaturas del vídeo animado Life Behind the Scenes

Shrigley introduce en su vídeo críticas no demasiado sutiles hacia la industria de la moda, como por ejemplo, en la manera de elegir los diseños para los cardiganes variando los colores según factores como la orientación sexual (homosexual, heterosexual) o tratando el tema de las modelos de tallas ridículas en las pasarelas de moda.

david-galletly-pringle-animation Fuente imagen: vídeo.

Y no ha sido la única animación realizada. En su llegada Japón, Pringle 1815, que es como se llama el ala japonesa de Pringle of Scotland, pidió al artista David Galletly la composición de su propio video promocional de la llegada de la firma – representada por un león bailarín- al país nipón.

Pringle of Scotland cuenta con un largo historial de colaboraciones y colecciones

Como toda firma, su fama fue gestándose lentamente pero con fuerza, de ahí la solidez de la que goza en la actualidad. Las revistas de moda se hicieron eco pronto de sus creaciones. En 1930, la revista Vogue le dedicó su primera portada. También hace relativamente, esta misma revista contó con la cara de Richard Gere, que aparecía en portada vistiendo Pringle of Scotland.

VOGUE-pringle-scotland-foxbuy Fuentes de las imágenes: Pringle of Scotland

En honor a aquellos twinset que tan bien supo introducir en la vestimenta británica a principios de siglo, la marca comenzó a colaborar en 1981 con el golfista Sir Nick Faldo. Durante 20 años, Faldo ha sido uno de los grandes exponentes de la marca, llevando sus prendas a eventos y competiciones.Toda una colección centrada especialmente en este deporte surgió de esta larga relación de colaboración.

La herencia de Pringle of Scotland ha recorrido un largo camino a través del tiempo, llegando hace unos años, en 2010, a celebrar su 195 aniversario de una forma muy especial. La firma lanzó en 2009 con este motivo la campaña de Otoño/Invierno llamada Colección 195 Colaboraciones en una edición limitada que contó con el rostro de la destacada actriz Tilda Swinton como representante de la marca y con el controvertido fotógrafo Ryan McGinley como director artístico de la campaña. Swinton fue elegida por su singular apariencia y personalidad y por su ascendencia escocesa. El video promocional de la campaña de aniversario se rodó en los amplios y horizontales paisajes del país, cerca de su ciudad de nacimiento, Nairn.

TILDA-pringle-sctoland Fuente de las imágenes: Fashion Review / The Gentlewoman Little Racing Green Mini Driver

Tilda no fue un caso aislado. Un año después, los componentes del grupo Franz Ferdinand, Nick Maccarthy y Alex Kapranos, se convirtieron también en imagen de marca con originales y exclusivos diseños.

El  actual director de diseño de la firma, Massimo Nicosia, ha colaborado recientemente con el arquitecto y científico material Richard Beckett en la creación de una serie de telas con impresiones en 3D gracias al uso de nuevas e innovadoras tecnologías nunca antes usadas para este fin, dando lugar a una moderna y original colección que verá la luz próximamente.

El paso del tiempo ha otorgado a Pringle la oportunidad de renovar sus colecciones una y otra vez, introduciendo elementos que rompen con el estilo y el corte clásico de los trajes que antaño lanzaba, pero con el argyle siempre como bandera.

Este año que entra 2015 coincide con el 200 aniversario de la firma. Aún después de dos siglos, los valores sobre los que Robert Pringle fundó Pringle of Scotland de calidad, estilo, autenticidad e innovación siguen vigentes y cobran una mayor significado con el paso de los años.

Fuente de imagen destacada: www.locationscotland.com

Share Button